LA ANTIGONA DE SOFOCLES PDF

Antes del comienzo de la obra, estos dos hermanos se dieron muerte mutuamente en la guerra civil tebana. Fueron los defensores de Tebas los que vencieron en el combate. El coro de ancianos cree que los dioses han intervenido para resolver el conflicto de leyes, pero Creonte amenaza con pagar menos a los guardianes porque cree que alguien los ha sobornado. Explica que ha desobedecido porque las leyes humanas no pueden prevalecer sobre las divinas. El edicto es inmoral, y sus acciones son morales. Ordena que las dos sean apresadas temporalmente.

Author:Godal Shakashura
Country:Malta
Language:English (Spanish)
Genre:Medical
Published (Last):19 July 2013
Pages:471
PDF File Size:15.60 Mb
ePub File Size:17.73 Mb
ISBN:871-6-32883-487-6
Downloads:78751
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mem



Hijo de Creonte. Tiresias, adivino, anciano y ciego. La escena, frente al palacio real de Tebas con escalinata. Al cabo de unos instantes, vuelve a salir, llevando del brazo a su her mana Ismene, a la que hace bajar las escaleras y aparta de palacio. Se ve que lo que vas a decirme te ensombrece. Y ahora, que solas nosotras dos quedamos, piensa que ignominioso fin tendremos si violamos lo prescrito y trasgredimos la voluntad o el poder de los que mandan.

No, hay que aceptar los hechos: que somos dos mujeres, incapaces de luchar contra hombres. En cuanto a ti, si es lo que crees, deshonra lo que los dioses honran. Pero no tiene salida tu deseo. Nadie hay tan loco que desee la muerte. Sorprende a Creonte cuando estaba subiendo ya las escaleras del palacio. Se detiene al advertir su llegada. Buen cuidado pones en enristrar tus palabras, atento a no ir directo al asunto. Evidentemente, vas a hacernos saber algo nuevo. Es que las malas noticias suelen hacer que uno se retarde.

Habla, de una vez: acaba, y luego vete. A Creonte. Al coro. Basta, antes de hacerme rebosar en ira, con esto que dices; mejor no puedan acusarte a la vez de ancianidad y de poco juicio, porque en verdad que lo que dices no es soportable, que digas que las divi nidades se preocupan en algo de este muerto.

No puede ser. Ay, si es terrible, que uno tenga sospechas y que sus sospechas sean falsas. Si, ella, ella es la que lo hizo: la cogimos cuando lo estaba ente rrando Estaba enterrando al muerto: ya lo sabes todo. Todo el mundo lo sabe. CORO Muestra la joven fiera audacia, hija de un padre fiero: no sabe ce der al infortunio.

A los esclavos. De entre todos los cadmeos, este punto de vista es solo tuyo. Que no, que es el de todos: pero ante ti cierran la boca. Nada hay vergonzoso en honrar a los hermanos. Mi hermano era, del mismo padre y de la misma madre. Con todo, Hades requiere leyes igualitarias. Se acerca Ismene entre dos esclavos. ISMENE No, hermana, no me niegues el honor de morir contigo y el de ha berte ayudado a cumplir los ritos debidos al muerto.

No, no digas ni "ella" porque ella ya no existe. No ha de faltarle tierra que pueda cultivar. No quiero yo malas mujeres para mis hijos. Tu padre te falta al respeto. Parece, pues, cosa resuelta que ella muera. Felices aquellos que no prueban en su vida la desgracia.

Sale Creonte de palacio. No, hijo, no dejes que se te vaya el cono- cimiento tras el placer, a causa de una mujer; sabe que compartir el lecho con una mala mujer, tenerla en casa, esto son abrazos que hielan Y ella, que le vaya con himnos al Zeus que protege a los de la misma san- gre. En el lado de los vencedores, es la disciplina lo que salva a muchos. Por tanto, no me extremes tu rigor y admite el cambio.

Valiente obra, honrar a los transgresores del orden!. No es eso lo que dicen sus compatriotas tebanos. No puede, una ciudad, ser solamente de un hombre. Porque no puedo dar por justos tus errores. En todo caso, lo que dices, todo, es a favor de ella. A unos esclavos. No a la que no tuvo parte, dices bien. Entra Creonte en palacio. Con Aque- ronte voy a casarme. Ilustre y alabada te marchas al antro de los muertos, y no porque mortal enfermedad te haya golpeado, ni porque tu suerte haya sido morir a espada.

Pero ella era una diosa, de divino linaje, y nosotros mortales y de linaje mortal. Superando a todos en valor, con creces, te acercaste sonriente hasta tocar el sitial elevado de Dike, hija. De tales padres yo, infortunada, he na- cido. Y ahora voy, maldecida, sin casar, a compartir en otros sitios su morada. Pero, muertos mi padre, ya, y mi madre, en el Hades los dos, no hay hermano que pueda haber nacido.

Y todo, por haber respetado la piedad. Pero es implacable la fuerza del des- tino. Ni la felicidad, ni la guerra, ni una torre, ni negras naves al azote del mar sometidas, pueden eludirlo. Ciego y muy anciano, guiado por un lazarillo, aparece, corriendo casi, Tiresias. Por ello rectamente has dirigido la nave del estado. Pues bien, piensa ahora que has llegado a un momento crucial de tu destino. Tus palabras me hacen temblar. Recapacita, pues, en todo eso, hijo. Pensando en tu bien te digo que cosa dulce es aprender de quien bien te aconseja en tu provecho.

En la medida justa, me parece, en que el mal mayor es no tenerlo. No quiero responder con injurias al adivino. Con ellas me respondes cuando dices que lo que vaticino yo no es cierto.

Sucede que la familia toda de los adivinos es muy amante del di- nero. Y que gusta la de los tiranos de riquezas mal ganadas. Bien, pero has de saber que mis decisiones no pueden comprarse.

Sale Tiresias con el lazarillo. Y sabemos - desde que estos cabellos, negros antes, se vuelven ya blancos- que nunca ha predicho a la ciudad nada que no fuera cierto. Conviene que reflexiones con tiento, hijo de Meneceo.

Habla, que estoy dispuesto a obedecerte. Esto me aconsejas? Nadie puede hacer de adivino porque nada hay fijo para los mortales. Y los responsables de estas muertes son los vivos. El mismo y por su misma mano: irritada protesta contra el asesi- nato perpetrado por su padre. Es de mi hijo esta voz que me acoge. Sal, hijo, sal; te lo ruego, suplicante.

La reina se ha mar- chado sin decir palabra, ni para bien ni para mal. Entra en palacio. Al mensajero. Y digo la verdad. CORO Ahora no hagas plegarias. No hay hombre que pueda eludir lo que el destino le ha fijado. A sus servidores. Todo aquello en que pongo mano sale mal y sobre mi cabeza se ha abatido un destino que no hay quien lleve a buen puerto.

Sacan los esclavos a Creonte, abatido, en brazos.

DISSENT AND COUNTER-CONSCIOUSNESS BY RENATO CONSTANTINO PDF

ANTIGONA – SOFOCLES (Resumen, análisis y reseña)

.

EL SINDROME DE ULISSES SANTIAGO GAMBOA PDF

Antígona: significado, argumento y más

.

Related Articles